Los Estereotipos y la Imagen Personal

Estereotipos * Fotografía, Javier Vicente

¿Quién quieres ser?

Esta pregunta resume de alguna manera si estamos dentro o fuera de los estereotipos presentados por el mercado y la comunicación.

La ropa deportiva, los refrescos, el cine, las pasarelas, nos ofrecen mucho mas que entretenimiento, nos muestran estilos de vida, formas de pensar. Nos muestra un modelo de éxito, un modelo perfecto, que generalmente se parece poco a nosotros, un estereotipo.

Actualmente muchas marcas están realizando “publicidad inclusiva”, resulta que se han dado cuenta que cada vez más personas están optando por quererse y ser ellas mismas.

Lo cierto es que es muy difícil, porque nos hemos pasado la vida tratando de ser algo que no somos hasta olvidarnos quienes somos realmente. Somos en relación a lo que hacemos, a lo que trabajamos según hemos visto se comporta la gente que hace lo mismo.

¿Cómo se ve una secretaria? ¿Cómo se ve una madre? De alguna forma supongo que más o menos todos llegamos a las mismas imágenes mentales o muy parecidas, la secretaria bien vestida, delgada, con anteojos, pulcra, amable y la madre tierna, sonriente, complaciente, amorosa.  

Los estereotipos que nos han presentado van más allá de la imagen personal, son un modelo de éxito un modelo de felicidad con el que comparamos nuestra vida, y cuando no se parece lo suficiente nos decepcionamos, nos frustramos.

Existe un emergente oculto, en cada modelo presentado, de modo que nada es inocente, por ejemplo detrás del mercado de piel tersa y brillante hay una idea de juventud eterna, pero, que nos pasa cuando nos ponemos viejos? envejecer no es acaso parte de la vida?

Propongo que aprendamos a tener esa mirada, ver cual es la idea que sustenta el estereotipo y ver si eso nos gusta. Antes de ser un modelo, es una idea, una idea que de alguna forma compartimos, ¿o nos es impuesta?

La formación de nuestra autoimagen nace de varios aspectos, y uno muy importante es como nos vemos a nosotros mismos y que nos decimos a nosotros mismos, y los estereotipos tienen mucho que ver con este auto-mensaje.

Natalia Torres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *